Un poco de contexto

La sociedad ha dejado de ser un entorno cultural predecible y monótono para hacerse líquido y cambiante. Desde la escuela a la empresa el aumento de la diversidad en nuestras comunidades se ha hecho evidente.

Esto enriquece infinitamente a la sociedad, pero no siempre la cooperación es tan fluída y previsible como quisiéramos. Nuestros propios sesgos dificultan la interacción, y parecen barreras insalvables cuando se enfrentan a estereotipos opuestos.

No es posible (ni deseable) volver atrás. El cambio cultural que vivimos en la actualidad ha venido para quedarse… o más bien para continuar evolucionando. Resistirse a ello solo provoca sufrimiento.

Si necesitas orientación para afrontar con éxito los retos de un entorno cada vez más diverso y dinámico has llegado al lugar adecuado. En La Intercultural te ayudaremos a superar la incomodidad de la incertidumbre, con herramientas que te permitirán gestionar el aumento de la diversidad con confianza.

Diversidad e inclusión en la empresa

Los últimos estudios sobre productividad y recursos humanos corroboran que la diversidad es un valor en alza si se quiere potenciar la innovación y la competitividad de cualquier empresa.

Pero si la cultura corporativa no facilita la inclusión, la diversidad en el entorno laboral también puede revelar sesgos culturales tóxicos que corrompen el ambiente de trabajo y provocan el efecto contrario.

Para lograr un cambio cultural eficaz y sano es conveniente implementar mejoras en políticas de atracción de talento, y formar en liderazgo adaptativo a los directivos.

También hace falta proyectar el camino hacia la diversidad con procesos de trabajo adecuados,  que empoderen al equipo en la identificación y desactivación de sesgos culturales limitantes.

Si quieres mejorar la productividad de tu empresa elevando el talento de tu equipo no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Podemos ayudarte.

 

Diversidad e inclusión en la escuela

En la escuela se entrecruzan varias brechas culturales, y de esta intersección pueden surgir dificultades complejas.

Por una parte el aumento de la diversidad en el alumnado no se corresponde con un incremento de diversidad en temarios ni profesorado, que frecuentemente tampoco tiene una formación específica al respecto. Esto dificulta la correcta valoración de las situaciones de riesgo que surgen y, por ende, su resolución efectiva.

Por otra parte la transversalidad de las nuevas tecnologías en la comunidad educativa establece nuevas dinámicas de interacción que aparecen de manera orgánica e incontrolada. Esta improvisación en los canales de comunicación saca a la luz, distorsionados y magnificados, conflictos que anteriormente eran invisibles o soterrados… sin facilitar mecanismos de actuación que permitan enfocar y manejar adecuadamente los problemas.

Estas nuevas fricciones desestabilizan el tradicional status quo del sistema educativo revelando oportunidades de mejora en la cultura institucional.

Nuestra propuesta para aprovechar esas oportunidades pasa por ofrecer formación práctica en diversidad para los alumnos, y de liderazgo para el profesorado.  También facilitamos la implementación de procesos y herramientas de comunicación y colaboración entre los miembros de la comunidad educativa. Esto permite minimizar los riesgos de conflicto, así como corregir aquellas dinámicas enquistadas que perjudican una sana cultura inclusiva.