¿Es España un país racista? 5 formas de luchar contra el racismo en tu día a día.

Seguro que recuerdas a Francine Gálvez. Fue la primera persona negra en aparecer en pantalla en la televisión española. Sigue buscando en la memoria. ¿Recuerdas alguna más? Hasta hace poco, si algo no salía en la tele, directamente, no existía. Miento. Los negros existían: Laura Winslow o Hillary Banks, Bill Cosby o el Príncipe de Bel Air. Esa era la representación de la negritud que llegaba a nuestro país: 100% Made in USA.

Pero no estamos en Estados Unidos, donde se dispara y luego se pregunta, donde 195 personas negras han muerto a manos de la policía en lo que llevamos de año. La policía es racista porque parte del país también lo es. Y, aunque movimientos de lucha antirracista como Black Lives Matters o Showing Up For Racial Justice abundan en el país de las oportunidades, los episodios de violencia contra los negros no cesan.

¿Y aquí?, ¿Hay signos de esa violencia racista?, ¿Se sienten las personas negras oprimidas por su raza o eso solo pasa al otro lado del Atlántico?, ¿Qué podemos hacer los blancos para defender a los negros (y cualquier otra raza, etnia o colectivo) ante injusticias racistas sin llegar a ofenderlos ni creernos Malcom X?

https://youtu.be/zTmudYQElg8

 

No hay que mover montañas ni hace falta dar discursitos. Solo ser considerados, escuchar y preguntar, entender y rechazar quedarnos callados. He aquí unas cuantas claves para actuar en contra del racismo en tu día a día.

1. Amplifica su voz

Si no eres negro, no puedes saber lo que es ser discriminado por ser negro. Eso es de cajón. Pero tampoco es que los negros quieran que nosotros, los blancos, hablemos como si lo hubiéramos sufrido en nuestras carnes. Tan solo necesitan que demos visibilidad a sus historias. Es fácil: comparte su mensaje y ayuda a propagarlo, pero no hables por ellos.

2. Lo que compartes puede herir sensibilidades

Estar hiperconectados nos expone cada día a imágenes brutales, tanto que, al final, todo se acaba por desnaturalizar. Nos parece ficción ver cómo la policía dispara a un hombre desarmado en plena calle. Pero no lo es. Considerando lo traumático que es ver a gente siendo tiroteada por su apariencia física, si tus contactos de color te piden que no compartas más vídeos de cuerpos de negros yaciendo en el suelo tras ser tiroteados, respétalo.

Pero no estamos en Estados Unidos, donde se dispara y luego se pregunta, donde 195 personas negras han muerto a manos de la policía en lo que llevamos de año. La policía es racista porque parte del país también lo es. Y, aunque movimientos de lucha antirracista como Black Lives Matters o Showing Up For Racial Justice abundan en el país de las oportunidades, los episodios de violencia contra los negros no cesan.

¿Y aquí?, ¿Hay signos de esa violencia racista?, ¿Se sienten las personas negras oprimidas por su raza o eso solo pasa al otro lado del Atlántico?, ¿Qué podemos hacer los blancos para defender a los negros (y cualquier otra raza, etnia o colectivo) ante injusticias racistas sin llegar a ofenderlos ni creernos Malcom X? No hay que mover montañas ni hace falta dar discursitos. Solo ser considerados, escuchar y preguntar, entender y rechazar quedarnos callados. He aquí unas cuantas claves para actuar en contra del racismo en tu día a día.

3. Identifica el microracismo

Campañas como ‘Es Racismo’ de SOS Racismo Madriddenuncian que “en distintos espacios de la sociedad -como la política, los medios de comunicación, la cultura o el lenguaje-, todavía se pueden encontrar manifestaciones racistas, en su mayoría basadas en estereotipos, que no se visibilizan y apenas son evidenciadas”.

Si sabes que gente de tu entorno es racista, habla con ellos y trata de defender lo que crees injusto. No eres un buen apoyo si defiendes la lucha antirracista solo cuando hay gente que ha sufrido mirando y si, de puertas para dentro, te callas cuando hacen un chiste ridiculizando a alguien por su apariencia. Las acciones siempre serán más fuertes que las palabras.

4. Fuera eufemismos exóticos

Si intentas ligar con una chica negra, olvídate de eufemismos como ‘bombón’, ‘chocolatito’, ‘diosa de ébano’ o ‘belleza exótica’. Ni se te ocurra entrarle haciendo referencia a lo fiera que debe ser en la cama por ser negra (o a lo bien dotado que debe estar por ser negro) porque ya tienes el ‘no’ asegurado. La exotización y la fetichización de los negros no hace más que reducirlos a la categoría de ‘objeto’. ¿Por qué no empiezas por romperte los cuernos para entablar una conversación interesante?

5. Negrofilia y márketing racial

La negrofilia es una parafilia caracterizada por una atracción de marcado carácter sexual hacia las personas de raza negra. Las redes sociales se están convirtiendo en símbolos de la africanidad y en el paraíso de los negrófilos. Miles de cuentas comparten imágenes de personas de raza negra solo por el hecho de serlo. Es la exaltación de la melanina. Da igual la persona, su origen o lo que tenga que decir. Son simplemente negros convertidos en iconos de un movimiento o logos para una marca. No compartas estas imágenes que solo sirven para estereotipar como objetos sexuales a los negros.

Fuente: http://www.codigonuevo.com/maneras-de-actuar-frente-al-racismo-en-tu-dia-a-dia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *