Diversidad e inclusión en la escuela

En la escuela se entrecruzan varias brechas culturales, y de esta intersección pueden surgir dificultades complejas.

Por una parte el aumento de la diversidad en el alumnado no se corresponde con un incremento de diversidad en temarios ni profesorado, que frecuentemente tampoco tiene una formación específica al respecto. Esto dificulta la correcta valoración de las situaciones de riesgo que surgen y, por ende, su resolución efectiva.

Por otra parte la transversalidad de las nuevas tecnologías en la comunidad educativa establece nuevas dinámicas de interacción que aparecen de manera orgánica e incontrolada. Esta improvisación en los canales de comunicación saca a la luz, distorsionados y magnificados, conflictos que anteriormente eran invisibles o soterrados… sin facilitar mecanismos de actuación que permitan enfocar y manejar adecuadamente los problemas.

Estas nuevas fricciones desestabilizan el tradicional status quo del sistema educativo revelando oportunidades de mejora en la cultura institucional.

Nuestra propuesta para aprovechar esas oportunidades pasa por ofrecer formación práctica en diversidad para los alumnos, y de liderazgo para el profesorado.  También facilitamos la implementación de procesos y herramientas de comunicación y colaboración entre los miembros de la comunidad educativa. Esto permite minimizar los riesgos de conflicto, así como corregir aquellas dinámicas enquistadas que perjudican una sana cultura inclusiva.